No se puede escudriñar el entendimiento [de Jehová] (Is. 40:28).
Un modo de cultivar humildad es comparar nuestra insignificancia con la grandeza de Jehová. Pablo destacó así su esplendor: “¡Oh la profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables son sus juicios e ininvestigables sus caminos!” (Rom. 11:33). Aunque el ser humano ha aprendido muchísimo desde que se escribieron estas palabras, la exclamación del apóstol sigue siendo cierta. Sin importar cuánto sepamos, nos sentimos diminutos al comprender que aún nos queda una infinidad de cosas que aprender sobre Jehová, sus creaciones y su forma de ser y actuar. Cabe destacar que Jehová mismo es humilde. Recordemos que “somos colaboradores de Dios” (1 Cor. 3:9). En efecto, a pesar de su incomparable grandeza, Jehová nos honra dándonos la oportunidad de efectuar nuestro ministerio usando su Palabra, la Biblia. w12 15/11 3:4, 6

animoso y fuerte, [...] introducirás a los hijos

de Israel en la tierra (Deut. 31:23).

Los israelitas estaban a punto de ocupar Canaán, y Josué necesitaba la sabiduría divina para dirigirlos bien. Además, tenía que demostrar fe en Jehová y ser valiente y decidido. La sabiduría, el valor y la fe de Josué durante la larga conquista de Canaán debieron de animar a los israelitas. Sin embargo, además de luchar con valor en el campo de batalla, para obedecer a Josué necesitaban demostrar esta cualidad de formas menos obvias. En el discurso de despedida que Josué pronunció antes de morir, les dijo: “Tienen que ser muy animosos para guardar y hacer todo lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés nunca apartándose de ello” (Jos. 23:6). A nosotros también nos hace falta ser valientes para obedecer a Jehová en todo momento. En ocasiones, pudiera ser que simples seres humanos nos pidan que hagamos algo que vaya en contra de la voluntad divina (Hech. 4:18-20; 5:29). Pero si confiamos en Dios y le oramos, él nos dará valor para ponernos de su parte. w13 15/1 1:5, 6

Juzga y se ocupa en guerrear con justicia (Rev. 19:11).

Pronto, en la batalla final contra el gobierno de Dios —una guerra que “en hebreo se llama Har–Magedón”—, las naciones se enfrentarán a Jesucristo y su ejército celestial (Rev. 16:14, 16; 19:12-16). Hace más de dos mil quinientos años, Daniel profetizó el fin de los gobiernos contrarios al propósito divino: “En los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos” (Dan. 2:44). Las fronteras inventadas por el ser humano habrán desaparecido. ¡Qué futuro tan emocionante nos espera! Sin duda, vale la pena continuar esforzándonos al máximo por alabar y honrar a nuestro Creador, Jehová. w12 15/12 4:16, 17

Lectura bíblica para la Conmemoración: Juan 20:2-18 (16 de nisán durante el día)

2 De modo que corrió y vino a Simón Pedro y al otro discípulo,+ a quien le tenía cariño Jesús, y les dijo: “Han quitado al Señor* de la tumba conmemorativa,+ y no sabemos dónde lo han puesto”.

3 Entonces Pedro+ y el otro discípulo salieron y se dirigieron hacia la tumba conmemorativa. 4 Sí, los dos juntos echaron a correr; pero el otro discípulo corrió delante de Pedro, más aprisa, y llegó primero a la tumba conmemorativa. 5 Y, agachándose, contempló las vendas echadas,+ sin embargo no entró. 6 Entonces llegó también Simón Pedro, que le seguía, y entró en la tumba conmemorativa. Y vio las vendas echadas,+7 también el paño que había estado sobre la cabeza de él, no echado con las vendas, sino aparte, arrollado en un lugar. 8 En aquel momento, pues, el otro discípulo que había llegado primero a la tumba conmemorativa también entró, y vio y creyó. 9 Porque todavía no discernían la escritura de que él tenía que levantarse de entre los muertos.+10 De modo que los discípulos se volvieron a casa.

11 María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa 12 y vio a dos ángeles+ vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús. 13 Y le dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?”. Les dijo: “Han quitado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto”. 14 Después de decir estas cosas, ella se volvió atrás y vio a Jesús de pie, pero no discernió que era Jesús.+15 Jesús le dijo: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?”.+ Ella, imaginándose que era el hortelano, le dijo: “Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo quitaré”. 16 Jesús le dijo: “¡María!”.+ Al volverse, le dijo ella en hebreo: “¡Rabboni!”*+ (que significa: “¡Maestro!”). 17 Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos+ y diles: ‘Asciendo a mi Padre+ y Padre de ustedes y a mi Dios+ y Dios de ustedes’”.+18 María Magdalena fue y llevó las nuevas a los discípulos: “¡He visto al Señor!”, y que él le había dicho estas cosas.+

Sabemos que toda la creación sigue gimiendo juntamente

y estando en dolor juntamente hasta ahora (Rom. 8:22).

Desde 1914 en adelante, millones de personas han decidido someterse al Rey que Dios entronizó: Jesucristo. No sienten el más mínimo deseo de brindar su apoyo al mundo de Satanás. Más bien, dedican su vida, recursos y energías a apoyar el Reino celestial de Dios (Rom. 14:7, 8). Pronto, Cristo destruirá este sistema satánico. Su gobierno perfecto eliminará de la Tierra el pecado y el sufrimiento. Además, acabará por completo con quienes se hayan rebelado contra el derecho de Jehová a gobernar. Entonces, los siervos leales de Dios podrán convertirse en residentes permanentes del Paraíso terrestre (Rev. 21:1-5). La humanidad habrá sido totalmente “libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Rom. 8:21). w12 15/12 3:4, 5, 7

Lectura bíblica para la Conmemoración: Mateo 27:62-66 (15 de nisán durante el día) Juan 20:1 (16 de nisán tras la puesta del Sol)

Mateo 27: 62 – 66

62 Al día siguiente, que fue después de la Preparación,+ los sacerdotes principales y los fariseos se reunieron ante Pilato, 63 y dijeron: “Señor, hemos recordado que ese impostor dijo mientras todavía estaba vivo: ‘Después de tres días+ he de ser levantado’. 64 Por lo tanto, manda que se asegure el sepulcro hasta el día tercero, para que nunca vengan sus discípulos, y lo hurten,+ y digan al pueblo: ‘¡Fue levantado de entre los muertos!’, y esta última impostura será peor que la primera”. 65 Pilato les dijo: “Tienen guardia.+ Vayan y asegúrenlo lo mejor que sepan”. 66 De modo que ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra+ y teniendo la guardia.

Juan 20:1

20 El primer día+ de la semana, María Magdalena vino a la tumba conmemorativa temprano, mientras todavía había oscuridad, y contempló la piedra ya quitada de la tumba conmemorativa

El que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo (Mat. 24:13).

Para sobrevivir al castigo que Dios traerá contra el mundo de Satanás tenemos que mantenernos íntegros hasta el fin. Esto no quiere decir que Jehová espere que aguantemos apoyándonos en nuestra propia fuerza y sabiduría. La Biblia nos da esta garantía: “Dios es fiel, y no dejará que sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que junto con la tentación también dispondrá la salida para que puedan aguantarla” (1 Cor. 10:13). ¿Qué implican estas palabras? Es evidente que Jehová sabe todo acerca de nosotros —las dificultades que afrontamos, nuestra forma de ser y nuestra resistencia personal—, pues solo así puede estar seguro de que la tentación que permite que pasemos no sea superior a nuestras fuerzas. Pero ¿de verdad nos conoce tan a fondo? Claro que sí. Las Escrituras muestran que conoce hasta el más mínimo detalle de cada uno (Sal. 139:1-6). w12 15/4 5:1, 2

Lectura bíblica para la Conmemoración: Juan 19:1-42 (14 de nisán durante el día)

19 Por lo tanto, en aquel momento Pilato tomó a Jesús y lo azotó.+2 Y los soldados entretejieron una corona de espinas y se la pusieron sobre la cabeza y lo vistieron con una prenda de vestir exterior de púrpura;+3 y empezaron a acercarse a él y decir: “¡Buenos días, rey de los judíos!”. También, le daban bofetadas.+4 Y Pilato salió fuera otra vez y les dijo: “¡Vean! Se lo traigo fuera para que sepan que no hallo en él ninguna falta”.+5 Por consiguiente, Jesús salió fuera, llevando la corona espinosa y la prenda de vestir exterior de púrpura. Y [Pilato] les dijo: “¡Miren! ¡El hombre!”.*6 Sin embargo, cuando los sacerdotes principales y los oficiales lo vieron, gritaron, y dijeron: “¡Al madero [con él]!* ¡Al madero [con él]!”.+ Pilato les dijo: “Tómenlo ustedes mismos y fíjenlo en el madero, porque yo no hallo en él falta alguna”.+7 Los judíos le contestaron: “Nosotros tenemos una ley,+ y según la ley debe morir, porque se hizo hijo de Dios”.+

8 Por eso, cuando Pilato oyó este dicho, tuvo mayor temor; 9 y entró otra vez en el palacio del gobernador y dijo a Jesús: “¿De dónde eres tú?”. Pero Jesús no le dio respuesta.+10 Así que Pilato le dijo: “¿A mí no me hablas?+ ¿No sabes que tengo autoridad para ponerte en libertad y tengo autoridad para fijarte en un madero?”. 11 Jesús le contestó: “No tendrías autoridad* alguna contra mí a menos que te hubiera sido concedida de arriba.*+ Por eso, el hombre que me entregó a ti tiene mayor pecado”.

12 Por esta razón Pilato siguió buscando cómo ponerlo en libertad. Pero los judíos gritaron, diciendo: “Si pones en libertad a este, no eres amigo de César.* Todo el que se hace rey habla contra César”.+13 Por eso Pilato, después de oír estas palabras, sacó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en un lugar llamado El Empedrado, pero, en hebreo, Gáb·ba·tha.14 Era, pues, la preparación+ de la pascua; era como la hora sexta.* Y dijo a los judíos: “¡Miren! ¡Su rey!”. 15 Sin embargo, ellos gritaron: “¡Quíta[lo]! ¡Quíta[lo]! ¡Al madero con él!”. Pilato les dijo: “¿A su rey fijo en un madero?”. Los sacerdotes principales contestaron: “No tenemos más rey que César”.+16 Por lo tanto, en aquel momento él se lo entregó a ellos para que fuera fijado en un madero.+

Entonces se encargaron de Jesús. 17 Y, cargando el madero de tormento* para sí mismo,+ él salió+ al llamado Lugar del Cráneo,* que en hebreo se llama Gólgota;*+18 y allí lo fijaron en el madero,+ y con él a otros dos [hombres], uno de este lado y uno de aquel, pero a Jesús en medio.+19 Pilato escribió un título también y lo puso sobre el madero de tormento. Estaba escrito: “Jesús el Nazareno el rey de los judíos”.*+20 Muchos de los judíos, pues, leyeron este título, porque el lugar donde Jesús fue fijado en el madero estaba cerca de la ciudad;+ y estaba escrito en hebreo, en latín, en griego.*21 Pero los sacerdotes principales de los judíos empezaron a decir a Pilato: “No escribas: ‘El rey de los judíos’, sino que él dijo: ‘Soy rey de los judíos’”. 22 Pilato contestó: “Lo que he escrito, he escrito”.

23 Entonces, cuando los soldados hubieron fijado a Jesús en el madero, tomaron sus prendas de vestir exteriores e hicieron cuatro partes, para cada soldado una parte, y la prenda de vestir interior. Pero la prenda de vestir interior era sin costura, pues era tejida desde arriba toda ella.+24 Por eso se dijeron unos a otros: “No la rasguemos, sino que por suertes sobre ella decidamos de quién será”. Esto fue para que se cumpliera la escritura: “Repartieron entre sí mis prendas de vestir exteriores, y sobre mi vestidura echaron suertes”.+ Y así los soldados realmente hicieron estas cosas.

25 Junto al madero de tormento de Jesús, pues, estaban de pie su madre+ y la hermana de su madre; María+ la esposa de Clopas, y María Magdalena.+26 Entonces Jesús, al ver a su madre y al discípulo a quien él amaba,*+ de pie allí cerca, dijo a su madre: “Mujer, ¡ahí está tu hijo!”. 27 Entonces dijo al discípulo: “¡Ahí está tu madre!”. Y desde aquella hora el discípulo la llevó consigo a su propio hogar.

28 Después de esto, cuando Jesús supo que ya todas las cosas se habían realizado, para que se realizara la escritura, dijo: “Tengo sed”.+29 Había allí un vaso lleno de vino agrio. Por tanto, pusieron una esponja llena de vino agrio sobre [una caña de] hisopo y se la acercaron a la boca.+30 Pues bien, cuando hubo recibido el vino agrio, Jesús dijo: “¡Se ha realizado!”,+ e, inclinando la cabeza, entregó [su] espíritu.*+

31 Entonces los judíos, puesto que era la Preparación,+ a fin de que los cuerpos no permanecieran+ en los maderos de tormento en el sábado (porque era grande el día de aquel sábado),+ solicitaron de Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados los [cuerpos].*32 Vinieron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primer [hombre], y las del otro que había sido fijado en un madero con él. 33 Pero al venir a Jesús, como vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas. 34 No obstante, uno de los soldados le punzó el costado con una lanza,+ y al instante salió sangre y agua. 35 Y el que [lo] ha visto ha dado testimonio, y su testimonio es verdadero, y ese hombre sabe que dice cosas verdaderas, para que ustedes también crean.+36 De hecho, estas cosas sucedieron para que se cumpliera la escritura: “Ni un hueso de él será quebrantado”.+37 Y, de nuevo, una escritura diferente dice: “Mirarán a Aquel a quien traspasaron”.+

38 Entonces, después de estas cosas, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secreto por [su] temor a los judíos,+ solicitó de Pilato que le permitiera llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato le dio permiso.+ Por lo tanto vino y se llevó el cuerpo.+39 También Nicodemo, el hombre que la primera vez vino a él de noche, vino trayendo un rollo* de mirra y áloes, como cien libras* [de ello].+40 De modo que ellos tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron con las vendas con especias,+ así como tienen costumbre los judíos de preparar para el entierro. 41 A propósito, había un huerto en el lugar donde él había sido fijado en el madero, y en el huerto una tumba conmemorativa nueva,+ en la cual nadie todavía había sido puesto. 42 Allí, pues, a causa de la preparación+ de los judíos, pusieron a Jesús, porque la tumba conmemorativa estaba cerca.

Todos los que desean vivir con devoción piadosa en asociación con
Cristo Jesús también serán perseguidos (2 Tim. 3:12).

No es realista esperar que nunca nos ocurra nada malo. Hechos 14:22 asegura que “tenemos que entrar en el reino de Dios a través de muchas tribulaciones”. Pero en vez de tirar la toalla, debemos ver los problemas como oportunidades de demostrar valor y fe en la ayuda divina. Cuando sufrimos una desgracia, Jehová nos fortalece de manera real con su Palabra, con nuestra amorosa hermandad y con el espíritu santo. Recurriendo a estas tres ayudas, recuperaremos las fuerzas. Por tanto, en lugar de seguir dándole vueltas a lo negativo, tomemos medidas prácticas para afrontar cada problema y concentrémonos en las cosas buenas de nuestra vida (Prov. 17:22). w12 15/10 1:10, 11

Lectura bíblica para la Conmemoración: Mateo 26:17-19; Marcos 14:12-16; Lucas 22:7-13 (13 de nisán durante el día) Juan 13:1-5; 14:1-3 (14 de nisán tras la puesta del Sol)

Mateo 26:17-19

17 En el primer día de* las tortas no fermentadas+ vinieron los discípulos a Jesús, y dijeron: “¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua?”.+18 Él dijo: “Vayan a la ciudad, a Fulano,+ y díganle: El Maestro dice: ‘Mi tiempo señalado está cerca; celebraré la pascua con mis discípulos en tu casa’”.+19 Y los discípulos hicieron como Jesús les ordenó, y prepararon las cosas para la pascua.

Marcos 14:12-16

12 Ahora bien, el primer día de* las tortas no fermentadas,+ cuando acostumbraban sacrificar la [víctima de la] pascua, sus discípulos+ le dijeron: “¿Dónde quieres que vayamos y hagamos los preparativos para que comas la pascua?”.+13 Entonces él envió a dos de sus discípulos y les dijo: “Vayan a la ciudad, y se encontrará con ustedes un hombre que lleva una vasija de barro con agua.+ Síganlo, 14 y donde entre, digan al amo de casa: ‘El Maestro dice: “¿Dónde está el cuarto para convidados para mí donde yo pueda comer la pascua+ con mis discípulos?”’.+15 Y él les mostrará un cuarto grande, arriba, amueblado en preparación; y allí hagan los preparativos para nosotros”.+16 De modo que los discípulos salieron, y entraron en la ciudad y lo hallaron así como él les había dicho; e hicieron preparativos para la pascua

Lucas 22:7-13

7 Entonces llegó el día de las tortas no fermentadas, en que hay que sacrificar la [víctima de la] pascua;+8 y él despachó a Pedro y a Juan, y dijo: “Vayan y preparen la pascua+ para que la comamos”. 9 Ellos le dijeron: “¿Dónde quieres que [la] preparemos?”. 10 Él les dijo:+ “¡Miren! Al entrar en la ciudad los encontrará un hombre que lleva una vasija de barro con agua. Síganlo hasta dentro de la casa en que entre.+11 Y tienen que decir al dueño de la casa: ‘El Maestro te dice: “¿Dónde está el cuarto para convidados en que pueda comer la pascua con mis discípulos?”’.+12 Y ese les mostrará un cuarto grande, arriba, amueblado. Prepáren[la] allí”.+13 De modo que ellos partieron y lo hallaron así como él les había dicho, y prepararon la pascua.+

Juan 13:1-5  y  14:1-3

13 Ahora bien, puesto que antes de la fiesta de la pascua sabía que había llegado su hora+ para irse de este mundo al Padre,+ Jesús, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo,+ los amó hasta el fin. 2 Así que, mientras estaba en progreso* la cena, como el Diablo ya había metido en el corazón de Judas Iscariote,+ hijo de Simón, que lo traicionara,+3 [Jesús,] sabiendo que el Padre había dado en [sus] manos todas las cosas,+ y que de Dios había venido y a Dios iba,+4 se levantó de la cena y puso a un lado sus prendas de vestir exteriores. Y, tomando una toalla, se ciñó.+5 Después de aquello echó agua en una palangana y comenzó a lavar los pies+ de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido.

13 Ahora bien, puesto que antes de la fiesta de la pascua sabía que había llegado su hora+ para irse de este mundo al Padre,+ Jesús, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo,+ los amó hasta el fin. 2 Así que, mientras estaba en progreso* la cena, como el Diablo ya había metido en el corazón de Judas Iscariote,+ hijo de Simón, que lo traicionara,+3 [Jesús,] sabiendo que el Padre había dado en [sus] manos todas las cosas,+ y que de Dios había venido y a Dios iba,+4 se levantó de la cena y puso a un lado sus prendas de vestir exteriores. Y, tomando una toalla, se ciñó.+5 Después de aquello echó agua en una palangana y comenzó a lavar los pies+ de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido.

Nadie que ha puesto la mano en el arado y mira a las cosas que deja
atrás es muy apto para el reino de Dios (Luc. 9:62).

El día de juicio de Dios se acerca rápidamente, y no queremos decepcionar ni a Jehová ni a Jesús. Ambos nos han confiado hermosos privilegios de servicio en estos últimos días. ¡Cuánto valoramos la confianza que nos tienen! (1 Tim. 1:12.) Sea que tengamos la esperanza de vivir en el cielo o en el Paraíso, resolvámonos a cumplir fielmente la obra de predicar y hacer discípulos que Dios nos ha encargado. Seguimos sin saber el día ni la hora en que vendrá el fin, pero ¿acaso lo necesitamos? Podemos y debemos seguir demostrando que estamos listos (Mat. 24:36, 44). Si confiamos por completo en Jehová y ponemos su Reino en primer lugar, él nunca nos decepcionará (Rom. 10:11). w12 15/9 4:17-19

Lectura bíblica para la Conmemoración: Mateo 26:1-5, 14-16; Lucas 22:1-6 (12 de nisán durante el día)

Mateo 26:1-5, 14, 15

26 Ahora bien, cuando Jesús hubo acabado todos estos dichos dijo a sus discípulos: 2 “Saben que de aquí a dos días ocurre la pascua,+ y el Hijo del hombre ha de ser entregado para ser fijado en un madero”.*+

3 Entonces los sacerdotes principales y los ancianos del pueblo se reunieron en el patio del sumo sacerdote, que se llamaba Caifás,+4 y entraron en consejo+ para prender a Jesús mediante un ardid astuto, y matarlo. 5 Sin embargo, decían: “No en la fiesta, para que no se levante un alboroto entre el pueblo”.+

14 Entonces uno de los doce, el que se llamaba Judas Iscariote,+ fue a los sacerdotes principales 15 y dijo: “¿Qué me darán para que lo traicione a ustedes?”.+ Le estipularon treinta piezas de plata.+16 De modo que desde entonces él siguió buscando una buena oportunidad para traicionarlo.+

Lucas 22:1-6

22 Ahora bien, se acercaba la fiesta de las tortas no fermentadas, la llamada Pascua.+2 Y los sacerdotes principales y los escribas buscaban de qué manera les sería eficaz deshacerse de él,+ porque temían al pueblo.+3 Pero Satanás entró en Judas, el que se llamaba Iscariote, que se contaba entre los doce;+4 y él se fue y habló con los sacerdotes principales y los capitanes [del templo] acerca de la manera eficaz de traicionarlo a ellos.+5 Pues bien, estos se regocijaron y convinieron en darle dinero en plata.+6 De modo que él consintió, y se puso a buscar una buena oportunidad para traicionarlo a ellos sin que estuviera presente una muchedumbre.+

Estudio Bíblico Personal

LEA
LA
BIBLIA
DIARIAMENTE

- - - - - - - - - - - -

LEER UN TEXTO DIARIAMENTE

“Es más ventajoso examinar el texto diario y los comentarios de este folleto por la mañana. Sentirá como si Jehová, el Magnífico Instructor, lo despertara con sus instrucciones. Se nos dice proféticamente que Jesucristo se beneficia de las órdenes de su Padre todas las mañanas: ‘[Jehová] despierta mañana a mañana; me despierta el oído para que oiga como los enseñados’. Esas instrucciones dieron a Jesús ‘la lengua de los enseñados’ para que ‘supiera responder al cansado con una palabra’ (Isa. 30:20; 50:4; Mat. 11:28-30). Despertarse para recibir consejo oportuno de la Palabra de Dios todas las mañanas no solo le ayudará a afrontar sus propios problemas, sino que lo equipará con ‘la lengua de los enseñados’ para ayudar a otras personas”.

Texto diario por mes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.304 seguidores