Reflejamos como espejos la gloria de Jehová (2 Cor. 3:18).

En mayor o menor medida, todos nos parecemos a nuestros padres. No es raro que alguien le diga a un niño: “¡Eres igualito a tu papá!”. O quizás a una niña: “Me recuerdas mucho a tu mamá”. Además, los hijos suelen imitar lo que ven hacer a sus padres. ¿Y nosotros? ¿Podemos imitar también a nuestro Padre celestial? Aunque no lo vemos, percibimos sus hermosas cualidades contemplando la creación, así como estudiando su Palabra y reflexionando en lo que leemos, especialmente en las enseñanzas y el ejemplo de su Hijo, Jesucristo (Juan 1:18; Rom. 1:20). Al manifestar las cualidades de nuestro Creador, los cristianos tenemos el gran honor de reflejar la gloria de Dios. Los ungidos y los demás cristianos reflejamos la gloria de Dios en nuestra vida y nuestro ministerio (2 Cor. 4:1). Por eso, cada uno de nosotros hace bien en preguntarse: “¿Estoy reflejando la gloria de Jehová con mi conducta cristiana y mi constancia en la predicación del Reino?”. w12 15/5 4:1-3

me has asido de la mano derecha. Con tu consejo me guiarás (Sal. 73:23, 24).

Los cristianos tenemos buenas razones para imitar el ejemplo de Ana. Ella era fiel y siempre iba a la casa de Jehová (1 Sam. 1:4-8). Nosotros necesitamos asistir fielmente a las reuniones, pues sabemos que en ellas recibimos el ánimo que tanta falta nos hace (Heb. 10:24, 25). El cariño y la compañía de los hermanos nos reconfortan. Posiblemente lo que toque nuestro corazón sea una sencilla frase en un discurso o en un comentario. O quizás un compañero nos escuche o nos diga palabras de aliento cuando conversemos con él antes o después del programa (Prov. 15:23; 17:17). También nos reconforta unir nuestras voces para cantar a Jehová. En realidad, en los momentos en que nos asedian los “pensamientos inquietantes” es cuando más necesitamos el ánimo que nos proporcionan las reuniones. En ellas, Jehová nos sostiene con sus “propias consolaciones” y fortalece nuestra resolución de mantenernos fieles (Sal. 94:18, 19). ¡Qué agradecidos estamos de que Jehová nos resguarde para la salvación! w12 15/4 5:16-18

Audio Texto del martes, 18 de noviembre de 2014

Vete de tu país y de tus parientes [...] al país que yo te mostraré (Gén. 12:1).

Podemos hacernos una idea de cómo se sintió Abrahán, que aún se llamaba Abrán, cuando Jehová le dijo lo que leemos en el texto de hoy. Si aquel hombre fiel sintió algún temor, sin duda se le disipó al oír lo que Jehová siguió diciéndole: “Haré de ti una nación grande y te bendeciré [...], y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré” (Gén. 12:2, 3). Con esas palabras, Jehová se comprometió a ser un refugio seguro para Abrahán y sus descendientes (Gén. 26:1-6). Y cumplió su promesa. Por ejemplo, impidió que el faraón de Egipto y el rey de Guerar, Abimélec, violaran a Sara y mataran a Abrahán. También protegió a Isaac y Rebeca de un modo parecido (Gén. 12:14-20; 20:1-14; 26:6-11). Y “no permitió que ningún humano los defraudara, antes bien, a causa de ellos censuró a reyes, diciendo: ‘No toquen ustedes a mis ungidos, y a mis profetas no hagan nada malo’” (Sal. 105:14, 15). w13 15/3 4:4, 5

https://audioboom.com/boos/2658109-audio-texto-del-lunes-17-de-noviembre-de-2014

No puedo soportar el uso de poder mágico (Is. 1:13).

El ocultismo, a veces llamado espiritualismo, estaba muy de moda en el siglo XIX. No extraña que un artículo de la Zion’s Watch Tower (La Torre del Vigía de Sión) de mayo de 1885 ofreciera la siguiente advertencia: “La creencia de que los muertos están vivos en otra esfera o condición no es nueva; formaba parte de la religión antigua y es la raíz de todas las mitologías”. La misma revista añadía que la enseñanza antibíblica de que los muertos se comunican con los vivos “ha servido de tapadera e impulso a los demonios, que han engañado a la gente tras el disfraz de espíritus humanos. Los demonios han aprovechado al máximo esta forma de esconder su identidad y así han logrado dominar la mente y la vida de muchas personas”. El folleto What Say theScriptures About Spiritism? (¿Qué dicen las Escrituras acerca del espiritismo?), publicado unos años más tarde, contenía advertencias parecidas. Y en años más recientes nuestras publicaciones también nos han avisado de los peligros del ocultismo. w13 15/2 2:11

Estás abriendo tu mano y satisfaciendo el deseo de toda cosa viviente (Sal.145:16).

¿Ha hecho usted sacrificios para servir a Jehová de tiempo completo? Puede que haya renunciado a una prometedora carrera o a un buen negocio para dedicarle más tiempo al servicio a Dios. Quizás no se casó o no tuvo hijos porque su deseo era ofrecerse para colaborar en ciertas facetas del servicio cristiano. Tomó esas decisiones porque amaba profundamente a Jehová Dios y deseaba de todo corazón ayudar a quienes querían servirle. No crea que le habría ido mejor si hubiera elegido otro camino. Puede estar muy feliz de haber hecho lo que sabía que era correcto, de haberle dado lo mejor a Jehová. Él, por su parte, nunca olvidará los sacrificios que usted hizo. Cuando tenga “la vida que realmente lo es”, es decir, vida eterna en perfección, él lo bendecirá mucho más de lo que pueda imaginar (1 Tim. 6:19). w13 15/1 4:15, 16

Estudio Bíblico Personal

LEA
LA
BIBLIA
DIARIAMENTE

- - - - - - - - - - - -

Para ayudar a un Hermano:

[ecwid id="5907028"
categories_per_row="3"
category_view="grid"
search_view="list"
grid="3,3" list="10" table="20"
widgets="productbrowser"]

Texto diario por mes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.893 seguidores