Él nos oye (1 Juan 5:14).

Si desea experimentar las bendiciones que disfrutan los siervos de tiempo completo, dígaselo a Jehová (1 Juan 5:15). Hable con algunos precursores. Si cree que por el momento no le es posible empezar el precursorado, haga todo lo que esté en su mano por aumentar su participación en el ministerio. Así se acercará más a Jehová. Después de pedirle que lo guíe y de analizar sus circunstancias, tal vez descubra que algunos cambios en su horario o estilo de vida le permitirían ser precursor. Si puede serlo, las alegrías superarán por mucho cualquier sacrificio. Tendrá la satisfacción que se siente al poner los intereses del Reino por encima de los propios (Mat. 6:33). Sentirá la gran felicidad que proviene de dar. Y tendrá más oportunidades de pensar en Jehová, hablar de él, profundizar el amor que le tiene y regocijarle el corazón. w1315/9 5:16, 17