Muchas naciones ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová” (Miq. 4:2).

Aunque Miqueas no pudo ver cumplida esta profecía, ya que murió mucho antes, estaba firmemente decidido a ser leal a Jehová hasta la muerte, hicieran lo que hicieran los demás. De hecho, afirmó: “Todos los pueblos, por su parte, andarán cada cual en el nombre de su dios; pero nosotros, por nuestra parte, andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios hasta tiempo indefinido, aun para siempre” (Miq. 4:5). Miqueas pudo esperar con paciencia durante aquellos tiempos turbulentos porque tenía absoluta confianza en que Jehová cumpliría todas sus promesas. Sí, el fiel profeta confió en Jehová. ¿Tenemos nosotros esa misma confianza en Jehová? Hay motivos de sobra, pues hemos visto con nuestros propios ojos el cumplimiento de la profecía de Miqueas. A lo largo de “la parte final de los días”, millones de personas de todas las naciones y tribus y lenguas han subido a “la montaña de la casa de Jehová” (Miq. 4:1). w13 15/11 2:6, 7