He tomado tus recordatorios como posesión hasta tiempo indefinido (Sal. 119:111).

Los cristianos verdaderos agradecemos que nos den buenos consejos, especialmente cuando se basan en la Palabra de Dios. Los recordatorios de Jehová nos hacen sabios, pues nos enseñan y nos ayudan a evitar las trampas del materialismo, la inmoralidad sexual y el abuso del alcohol y las drogas (Prov. 20:1;2 Cor. 7:1; 1 Tes. 4:3-5; 1 Tim. 6:6-11). Además, disfrutamos de “la buena condición de corazón” que proviene de obedecer los mandatos divinos (Is. 65:14). Para conservar la valiosa amistad que nos une a nuestro Padre celestial, tenemos que seguir poniendo en práctica sus sabios consejos. Debemos tener la misma actitud que el salmista que escribió las palabras del texto de hoy. ¿Nos regocijan como a él los mandatos de Jehová, o a veces se nos hace difícil obedecerlos? Aun si alguna vez nos cuesta aceptar algún consejo, no nos desanimemos. Podemos fortalecer nuestra confianza en que obedecer a Jehová siempre es lo mejor para nosotros. w1315/9 2:2, 3