Estén listos para compartir (1 Tim. 6:18).

¿Cómo podemos cumplir con esta exhortación? Empleando nuestro tiempo y energías para ayudar y animar al prójimo (Gál. 6:10). Sin duda, tener la costumbre de ser generosos nos acercará a Jehová y a nuestros seres amados (Prov. 19:17; Luc. 6:38). También podemos ser generosos con Jehová. Las Escrituras nos dicen: “Honra a Jehová con tus cosas valiosas” (Prov. 3:9). Esas “cosas valiosas” son nuestro tiempo, energías y recursos, y podemos dedicarlas a su servicio. Hasta los pequeños pueden aprender a ser generosos con Jehová. Jason, quien es padre de familia, comenta: “Cuando hacemos una donación en el Salón del Reino, dejamos que los niños echen el dinero en la caja de contribuciones. Les encanta porque, como ellos dicen, sienten que le están dando algo a Jehová”. Si los hijos experimentan de pequeños el gozo de hacer contribuciones para Jehová, es fácil que de adultos sigan siendo generosos con él (Prov. 22:6). w13 15/6 2:9-11