No nos cansemos de hacer el bien (Gál. 6:9, Nueva Versión Internacional).

¿Seguimos personalmente el ritmo al que se mueve la organización de Jehová? ¿Ha aumentado nuestro entusiasmo por la verdad, o ha disminuido? Al pensar en estas preguntas, tal vez notemos que estamos algo cansados o que no ponemos tanto empeño como antes. En realidad, eso podría pasarnos a todos. En el siglo primero, el apóstol Pablo tuvo que animar a sus hermanos a fijarse en el ejemplo de Jesús. ¿Por qué? Él les escribió: “Para que no vayan a cansarse y a desfallecer en sus almas” (Heb. 12:3). De forma similar, analizar a fondo lo que está logrando la organización de Jehová hoy día mediante la predicación del Reino contribuirá mucho a mantener nuestro entusiasmo y seguir aguantando. Sin embargo, Pablo indicó que nos hace falta algo más para no cansarnos: debemos esforzarnos por “hacer el bien”. Así que todos tenemos que poner de nuestra parte. w13 15/4 4:2, 3