Estén exentos de defectos y no hagan tropezar a otros hasta el día de Cristo (Filip. 1:10).

Si amamos a alguien, no queremos lastimarlo. Todo lo contrario, tratamos de ganarnos su aprobación. Por eso hacemos bien en dedicar tiempo a reflexionar en el daño que nos haríamos a nosotros y a quienes nos rodean si nos dejáramos vencer por los malos deseos. Debemos preguntarnos: “¿Qué efecto tendría una decisión egoísta en mi relación con Jehová? ¿Cómo afectaría a mi familia? ¿Y a mis hermanos de la congregación? ¿Haría tropezar a otros?”. También podríamos pensar: “¿Vale la pena disfrutar un rato del pecado y sufrir después los problemas que mi decisión acarrearía? ¿Quiero acabar como Esaú, llorando y lamentándome de lo que he hecho?” (Heb. 12:17). Meditar en estas preguntas nos ayudará a aborrecer “lo que es inicuo” y seguir haciendo “lo que es bueno” (Rom. 12:9). Sobre todo, el amor por Jehová nos impulsará a aferrarnos a nuestra herencia (Sal. 73:28).w13 15/5 5:14