¡Qué clase de personas deben ser ustedes en actos santos de conducta y hechos de devoción piadosa! (2 Ped. 3:11.)

Para que Dios nos dé su aprobación, nuestra conducta debe ser santa, es decir, limpia en sentido moral, mental y espiritual. Además, debemos realizar “hechos de devoción piadosa” que reflejen el profundo amor y respeto que le tenemos. Por lo tanto, obtener su aprobación no depende solo de lo que hacemos, sino de lo que en realidad somos. Siendo Jehová el “examinador del corazón”, sabe si nuestra conducta es santa y si estamos completamente dedicados a él o no (1 Crón. 29:17). El Diablo no quiere que nos esforcemos por agradar a Jehová. De hecho, hace todo lo posible por romper nuestra amistad con él. Valiéndose de mentiras y engaños, trata de seducirnos y apartarnos de Dios (Juan 8:44; 2 Cor. 11:13-15). Así que es esencial que nos preguntemos: “¿Cómo intenta engañarme Satanás? ¿Cómo puedo proteger mi amistad con Jehová?”. w13 15/8 4:2, 3