Tienen que ser santos, porque yo soy santo (1 Ped. 1:16).

Para formar parte de la familia universal de Jehová, tenemos que estar limpios, ser santos. Debemos permanecer libres de toda contaminación de la religión falsa y de la política de este mundo. “El esclavo fiel y discreto” al que Jesús nombró está encargado de suministrar de forma constante alimento espiritual nutritivo a todos los miembros del “solo rebaño” que está bajo el cuidado de Jesús (Mat. 24:45-47; Juan 10:16). Desde 1919, un pequeño grupo de hermanos ungidos ha cumplido fielmente con la gran responsabilidad de alimentar a los “domésticos”. El abundante alimento espiritual que nos llega por ese canal fortalece nuestra fe y nuestra determinación de mantenernos limpios en sentido espiritual, moral, mental y físico. También nos educa y nos prepara para participar en la obra más importante que se está realizando en la Tierra: la predicación. ¿Aprovechamos al máximo este alimento espiritual? w14 15/1 2:5, 6