Somos colaboradores de Dios. Ustedes son campo de Dios bajo cultivo, edificio de Dios (1 Cor. 3:9).

Muchas veces, las personas que trabajan juntas desarrollan una estrecha amistad. Pues bien, todos los que estamos dedicados a Jehová tenemos el honor de ser tanto sus amigos como sus “colaboradores”. Cuando participamos en la obra de predicar y hacer discípulos, entendemos mejor las maravillosas cualidades de nuestro Padre celestial. Además, comprobamos cómo su espíritu santo nos ayuda a llevar a cabo esa comisión. Cuanto más tiempo pasamos predicando, más cerca de Jehová nos sentimos, pues vemos cómo él apoya nuestra obra e impide que nuestros enemigos la detengan. Otro factor que nos acerca a Jehová es ver cómo nos ha estado guiando. ¡Pensemos en el alimento espiritual que nos proporciona constantemente! Los programas de las asambleas muestran que nos ama y que está muy al tanto de nuestros problemas y necesidades. w14 15/2 4:16, 17