¿Qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? (Heb. 12:7.)

Si queremos entrar en el justo nuevo mundo de Jehová, necesitamos su guía y su corrección. Demostramos que aceptamos la guía de Dios si le servimos fielmente y permitimos que su espíritu nos haga mejores cristianos. Y en caso de que cometamos un pecado grave, podemos estar seguros de que Jehová nos perdonará si nos arrepentimos de corazón y aceptamos con humildad su disciplina. Pronto, Jehová engrandecerá su nombre aún más que cuando libró a los israelitas de la esclavitud en Egipto (Ezeq. 38:23). Y tal como la nación de Israel heredó la Tierra Prometida, los cristianos que se mantengan fieles hasta el fin heredarán la vida en el justo nuevo mundo (2 Ped. 3:13). ¡Qué esperanza tan hermosa! No dejemos nunca de orar por la santificación del nombre divino. w13 15/10 3:18, 19