Los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos (Rev. 19:14).

¿Quiénes compondrán “los ejércitos” celestiales que irán con Cristo a la batalla? Cuando él se ciñó la espada para arrojar a Satanás y los demonios del cielo, lo acompañaron “sus ángeles” (Rev. 12:7-9). Es lógico, por tanto, concluir que los santos ángeles formarán parte de los ejércitos de Cristo en la guerra del Armagedón. Por otra parte, Jesús hizo esta promesa a sus hermanos ungidos: “Al que venza y observe mis hechos hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones, y pastoreará a la gente con vara de hierro, de modo que serán hechos pedazos como vasos de barro, como [yo la] he recibido de mi Padre” (Rev. 2:26, 27). Por consiguiente, los hermanos ungidos de Cristo, quienes para entonces ya habrán obtenido su recompensa celestial, también formarán parte de sus ejércitos celestiales. Estarán a su lado cuando efectúe “cosas inspiradoras de temor” al pastorear a las naciones con una vara de hierro (Sal. 45:4). w14 15/2 1:15, 16