Tu diestra te instruirá en cosas inspiradoras de temor (Sal. 45:4).

Mientras cabalga, el Rey Jesucristo lleva una espada a su costado (Sal. 45:3). Pero llega el momento en que debe sacarla y empuñarla con la mano derecha. Cuando Jesús cabalgue para ejecutar la sentencia divina en el Armagedón, hará “cosas inspiradoras de temor” contra sus enemigos. No sabemos exactamente qué medios empleará para destruir el sistema de Satanás, pero sus actos aterrorizarán el corazón de quienes no hayan hecho caso de la advertencia divina y no se hayan sometido a la autoridad del Rey (Sal. 2:11, 12). En su profecía sobre el tiempo del fin, Jesús dijo: “Los hombres desmaya[rán] por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos”. Y añadió: “Entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria” (Luc. 21:26, 27). w14 15/2 1:14