Se les había considerado dignos de sufrir deshonra a favor del nombre de Jesús (Hech. 5:41).

Nosotros también podemos ver la persecución como una oportunidad de imitar a Pedro y los demás apóstoles y seguir los pasos de Jesús demostrando un espíritu de sacrificio (1 Ped. 2:20, 21). Además, esa actitud nos ayudará si alguna vez los ancianos tienen que corregirnos. Recordemos el ejemplo de Pedro cuando fue corregido y no nos ofendamos (Ecl. 7:9). Su ejemplo también nos anima a ponernos metas espirituales. Al esforzarnos por alcanzarlas, nos será muy útil tener un espíritu abnegado. Pero ¡cuidado! Nunca dejemos que nos motive el deseo de prominencia. Preguntémonos: “¿Por qué quiero servir más de lleno a Jehová? ¿Es porque deseo reconocimiento de los demás o más autoridad?”. Si detectamos indicios de egoísmo en nuestro corazón, pidámosle a Jehová que corrija nuestro modo de pensar y sentir, y entonces esforcémonos por darle gloria a él, no a nosotros mismos (Sal. 86:11).w14 15/3 1:16-18