Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa (2 Tim. 3:16).

Cuando los ancianos cristianos analizan si un estudiante de la Biblia reúne los requisitos para participar en el ministerio del campo, se preguntan: “Al expresarse, ¿muestra la persona que cree que la Biblia es la Palabra inspirada de Dios?”. En el caso de quienes desean ser publicadores del Reino —y, de hecho, en el de todos los siervos de Dios—, la respuesta debe ser un rotundo sí. ¿Por qué? Porque si confiamos en la Biblia y le damos buen uso en el ministerio, ayudaremos a los demás a conocer a Jehová y salvarse. El apóstol Pablo destacó la importancia de la Palabra de Dios cuando le escribió a Timoteo: “Continúa en las cosas que aprendiste y fuiste persuadido a creer”. “Las cosas” que Timoteo aprendió son las enseñanzas bíblicas que lo llevaron a confiar en las buenas nuevas. Tales enseñanzas han tenido el mismo efecto en nosotros hoy y siguen ayudándonos a hacernos “sabio[s] para la salvación” (2 Tim. 3:14, 15). w13 15/4 2:1, 2