Tú eres Jehová el Dios verdadero, que escogiste a Abrán y procediste a realizar tus palabras, porque eres justo (Neh. 9:7, 8).

Dios le prometió a Abrahán que su descendencia heredaría la tierra de Canaán. Los seres humanos muchas veces olvidamos nuestras promesas, pero Jehová nunca. El nombre Jehová significa “Él Hace que Llegue a Ser”. En otras palabras, Dios hace que sus promesas se cumplan actuando de manera progresiva. Encontramos un sobresaliente ejemplo en lo que hizo por los descendientes de Abrahán cuando eran esclavos en Egipto. En aquel momento parecía imposible que fueran liberados y pudieran vivir en la Tierra Prometida. Sin embargo, Jehová cumplió su promesa tomando una serie de medidas graduales. Así demostró que era digno de llevar ese nombre único y maravilloso. Imitemos a nuestro justo Dios y seamos siempre fieles a nuestra palabra (Mat. 5:37). w13 15/10 3:10, 11