Diez hombres de todos los lenguajes de las naciones asirán la falda de un hombre que sea judío, y dirán: “Ciertamente iremos con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes” (Zac. 8:23).

¿Cómo podemos apoyar personalmente el sistema que Jehová ha establecido para que lo adoremos? Una forma de hacerlo es obedeciendo a quienes nos dirigen (Heb. 13:7, 17). Cuando hablamos de los ancianos, ¿fomentamos respeto por ellos y por el trabajo que realizan? ¿Animamos a nuestros hijos a que respeten a estos hermanos fieles y les pidan consejos bíblicos? Por otra parte, ¿hablamos en casa sobre cómo podemos contribuir económicamente a la predicación mundial? (Prov. 3:9; 1 Cor. 16:2; 2 Cor. 8:12.) ¿Damos importancia al mantenimiento del Salón del Reino? El espíritu de Jehová fluye sin barreras donde hay respeto y unidad. Ese espíritu nos ayuda continuamente para que no nos cansemos en estos últimos días (Is. 40:29-31).w13 15/4 4:14