No hicieron caso (Mat. 24:39).

Los cristianos ungidos sabían que 1914 marcaría un cambio trascendental en el gobierno divino. En cuanto se dieron cuenta de que las profecías bíblicas se estaban cumpliendo, declararon con valor que el Reino de Dios había comenzado. Hoy en día, con tantas pruebas de que el Reino ya está establecido en los cielos, ¿por qué la mayoría de la gente no se da cuenta de esa realidad? ¿Por qué no pueden atar cabos y ver que se están cumpliendo profecías bíblicas que el pueblo de Dios lleva mucho tiempo proclamando? ¿Será que solo prestan atención a lo que ven con sus ojos? (2 Cor. 5:7.) ¿Están tan centrados en sí mismos que no pueden ver lo que Dios está haciendo? (Mat. 24:37-39.) ¿Será que se dejan distraer por las ideas y objetivos que el mundo de Satanás promueve? (2 Cor. 4:4.) Para percibir lo que está ocurriendo en la región invisible, se requiere fe y visión espiritual. ¡Cuánto nos alegra no ser ciegos a lo que realmente está pasando! w14 15/1 5:6, 7