La voluntad de Dios es que hombres de toda clase se salven (1 Tim. 2:4).

Cuanto más nos acercamos al fin de este sistema, más necesitamos confiar en la Palabra de Jehová. Sus consejos nos ayudan a vencer malas costumbres y a dominar la inclinación al pecado. Con el ánimo y consuelo que nos da la Biblia superaremos las pruebas que Satanás y su mundo nos pongan por delante. Y con la guía que Jehová nos proporciona en su Palabra permaneceremos en el camino que lleva a la vida. La voluntad de Dios es que “hombres de toda clase se salven”. Los siervos de Jehová nos hallamos entre esos “hombres de toda clase”, y también las personas a las que podemos ayudar con nuestra predicación y enseñanza. Pero todos los que desean salvarse deben obtener “conocimiento exacto de la verdad”. Por eso, para sobrevivir a estos últimos días tenemos que leer las Santas Escrituras y seguir sus instrucciones. En efecto, nuestra lectura diaria de la Biblia revela lo mucho que estimamos la valiosa Palabra de la verdad (Juan 17:17). w13 15/4 1:19, 20

Anuncios