Estas buenas nuevas del reino se predicarán (Mat. 24:14).

¿Por qué hace falta una estructura visible para realizar esta labor? Veamos tres razones. En primer lugar, Jesús afirmó que la predicación llevaría a sus discípulos “hasta la parte más distante de la tierra” (Hech. 1:8). En segundo lugar, se necesita un orden para distribuir alimento espiritual y cuidar de los evangelizadores (Juan 21:15-17). Y por último, hace falta tomar medidas a fin de que quienes llevan las buenas nuevas puedan reunirse para adorar a Jehová y recibir instrucciones para predicar (Heb. 10:24, 25). Nada de esto se podría lograr si se dejara a la casualidad. Para que los seguidores de Cristo tengan éxito, la predicación tiene que estar bien organizada. ¿Cómo podemos apoyar las medidas que toma la organización de Jehová? Una manera es confiando siempre en las personas en las que Jehová y Jesús confían para dirigir su obra.w13 15/4 3:9-11