Oh Jehová, ¿quién será huésped en tu tienda? (Sal. 15:1.)

Para que Jehová sea nuestro Amigo tenemos que satisfacer ciertas condiciones. En el Salmo 15, David indicó lo que se requiere para ser “huésped en [la] tienda” de Jehová, es decir, para ser amigo de Dios. Dos de esos requisitos son no calumniar y ser honrados en todo. David escribió que quien es huésped en la tienda de Jehová “no ha calumniado con su lengua […] ni ha tomado un soborno contra el inocente” (Sal. 15:3, 5). En otro salmo, David advirtió: “Salvaguarda tu lengua contra lo que es malo” (Sal. 34:13). Si desobedeciéramos este consejo y cayéramos en la calumnia, se abriría una brecha entre nosotros y nuestro justo Padre celestial. En realidad, la calumnia es una marca distintiva del Diablo, el gran enemigo de Jehová. El términodiablo procede de una palabra griega que significa “calumniador”. Así pues, controlar lo que decimos acerca de los demás nos ayuda a conservar la amistad con Jehová. En especial, debemos vigilar nuestra actitud hacia los hombres nombrados en la congregación (Heb. 13:17; Jud. 8). w14 15/2 4:10, 11

Anuncios