Las vírgenes de su séquito como compañeras suyas están siendo introducidas a ti (Sal. 45:14).

El resto de los que componen la novia está muy agradecido a estas “vírgenes”, que son “compañeras suyas”, por su apoyo a la predicación de las “buenas nuevas del reino” (Mat. 24:14). No solo “el espíritu y la novia siguen diciendo: ‘¡Ven!’”, sino que quienes los oyen también dicen: “¡Ven!” (Rev. 22:17). En efecto, las “otras ovejas” han oído a los ungidos decir “¡Ven!” y se han unido a ellos en extender esa invitación a los habitantes de la Tierra (Juan 10:16). El resto ungido ama a las “otras ovejas” y se alegra de saber que Jehová, el Padre del Novio, les ha concedido a ellas el privilegio de compartir el júbilo por la boda del Cordero. Se predijo que estas “vírgenes” que acompañan a la novia “[serían] traídas con regocijo y gozo” (Sal. 45:15). Sí, las otras ovejas, que esperan vivir para siempre en la Tierra, compartirán la alegría que se producirá en todo el universo. w14 15/2 2:14-16

Anuncios