Tú creaste todas las cosas (Rev. 4:11).

El rey David dijo que la información necesaria para construir el cuerpo humano estaba escrita, por así decirlo, en un libro. Hablando de Jehová, declaró: “Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas, respecto a los días en que fueron formadas y todavía no había una entre ellas” (Sal. 139:16). Al reflexionar en la forma en que fue creado su cuerpo, David no pudo contener el deseo de alabar a Jehová. ¿Y qué hay de nosotros? ¿No es cierto que los descubrimientos de la ciencia moderna hacen crecer nuestra admiración por Dios? Así es, nos dan aún más razones para pensar como el salmista que dijo: “Te elogiaré porque de manera que inspira temor estoy maravillosamente hecho. Tus obras son maravillosas, como muy bien percibe mi alma” (Sal. 139:14). Está claro que la creación ofrece pruebas de la existencia de Dios. ¿Cómo es posible que la gente no las vea? w13 15/10 1:14

Anuncios