Jehová puede hacer que esté en pie (Rom. 14:4).

Lo que piensa Jehová de nosotros es lo que cuenta en realidad. Él nos valora por nuestra devoción y lealtad, no por nuestros logros. Además, es posible que usted haya hecho por Jehová más de lo que se imagina. Probablemente haya ayudado sin darse cuenta a diferentes hermanos de la congregación. Y puede que algunas personas hayan escuchado la verdad bíblica gracias a su labor. Vea cada asignación que Jehová le da como una prueba de que él está con usted (Jer. 20:11). Tal vez se desanime porque su servicio no produce resultados o porque alguna meta espiritual le parece inalcanzable. Sea como sea, usted tiene el mayor privilegio que se pueda tener en este tiempo: el de predicar las buenas nuevas y portar el nombre de Dios. Manténgase fiel. Si así lo hace, en cierto sentido se le podrán decir estas palabras que Jesús dijo en una parábola: “Entra en el gozo de tu amo” (Mat. 25:23). w14 15/3 2:17, 18