Si primero está allí la prontitud, es especialmente acepto según lo que tiene la persona, no según lo que no tiene (2 Cor. 8:12).

Igual que los israelitas, tenemos que asegurarnos de que nuestros sacrificios voluntarios agraden a Jehová. Debemos mantener el equilibrio para no descuidar nuestras principales obligaciones, es decir, el cuidado de nuestra familia y nuestra adoración a Dios. Dedicar tiempo y recursos a ayudar a otras personas nunca debería llevarnos a desatender las necesidades espirituales o físicas de nuestra familia. Si lo hiciéramos, en realidad estaríamos dando de lo que no tenemos. Tampoco debemos descuidar nuestra propia espiritualidad (1 Cor. 9:26, 27). Ahora bien, si vivimos según los principios bíblicos, todo sacrificio que hagamos nos producirá gran alegría y satisfacción, y será “especialmente acepto” a los ojos de Jehová. w13 15/12 2:16