Háganse hacedores de la palabra (Sant. 1:22).

Hoy día, se nos recalca cada vez más la urgencia de fortalecernos espiritualmente leyendo la Biblia, teniendo una Noche de Adoración en Familia, asistiendo regularmente a las reuniones y predicando. ¿Acatamos estas instrucciones? ¿Hemos hecho los cambios necesarios para cumplirlas? Eso nos ayudará a cultivar una fe firme, la que se requiere para pasar con vida al nuevo mundo. Las instrucciones que recibimos también nos ayudarán en el día a día. Por ejemplo, tener un ojo sencillo y ver con equilibrio las cosas materiales nos evita muchos dolores de cabeza. Asimismo, los principios divinos nos ayudan a tomar buenas decisiones sobre la vestimenta y el arreglo personal, el entretenimiento y los estudios que vamos a cursar. Por otro lado, agradecemos las sugerencias que se nos dan sobre mantener la seguridad en nuestra casa, en nuestro vehículo y en los Salones del Reino, o cómo estar preparados para una emergencia. Estos consejos demuestran que Jehová se preocupa por nuestro bienestar. w13 15/9 1:1, 10, 11

Anuncios