El espíritu santo les hará recordar todas las cosas que les he dicho (Juan 14:26).

En la Biblia hay muchas palabras que animan, corrigen o fortalecen al que las lee. Pero usted quizás se pregunte: “¿Cómo puedo tener listos los textos cuando los necesite?”. Pues bien, lea la Biblia y medite diariamente en los pensamientos de Dios. Así acumulará todo un caudal de expresiones divinas, y el espíritu de Jehová le ayudará a recordarlas en el momento oportuno (Mar. 13:11). Imite a Salomón y pídale a Jehová sabiduría para cumplir con sus deberes teocráticos (2 Crón. 1:7-10). Como los profetas de la antigüedad, lleve a cabo “una indagación diligente y una búsqueda cuidadosa” en la Palabra de Dios para adquirir conocimiento exacto de Jehová y su voluntad (1 Ped. 1:10-12). El apóstol Pablo animó a Timoteo a alimentarse “con las palabras de la fe y de la excelente enseñanza” (1 Tim. 4:6). Si usted sigue ese consejo, estará bien equipado para ayudar espiritualmente a su semejante y, al mismo tiempo, fortalecerá su propia fe. w13 15/4 1:14, 15

Anuncios