Jehová su Dios no trata a nadie con parcialidad (Deut. 10:17).

La imparcialidad es una de las atractivas cualidades de Jehová. ¿En qué consiste? Es “la ausencia de prejuicio o favoritismo; equidad”. La verdadera imparcialidad consta de dos elementos: actitud y trato. ¿Por qué son ambos necesarios? Porque solo alguien con una actitud imparcial se sentirá impulsado a tratar a todos con imparcialidad. En las Escrituras Griegas Cristianas, la expresión no ser parcialsignifica literalmente “no ser aceptador de rostros”, queriendo decir no mostrar favoritismo (Hech. 10:34, Kingdom Interlinear). Quien es imparcial no se fija en el rostro o la apariencia de alguien ni tampoco en su posición, sino en su forma de ser. Jehová es el mayor ejemplo de imparcialidad. Su Palabra declara que él “no es parcial” y que “no trata a nadie con parcialidad” (Hech. 10:34, 35). w13 15/6 1:11, 12