Manténganse alerta y oren de continuo (Mat. 26:41).

Los apóstoles Pedro, Santiago y Juan se quedaron dormidos mientras Jesús oraba en el jardín de Getsemaní. Aunque su Maestro les había dicho lo que se indica en las palabras del texto de hoy, ellos no lo hicieron (Mat. 26:40, 45). ¿Deberíamos apresurarnos a juzgarlos con dureza por no haberse quedado despiertos? Bueno, hay que recordar que aquel día había sido muy agotador para su débil naturaleza imperfecta. Habían hecho los preparativos para la Pascua y la habían celebrado. Luego Jesús había instituido la Cena del Señor (1 Cor. 11:23-25). Y “después de cantar alabanzas, salieron al monte de los Olivos”, lo cual les exigió caminar alguna distancia a través de las estrechas calles de Jerusalén (Mat. 26:30, 36). Para entonces, quizás ya era mucho después de medianoche. En vez de criticar a los agotados apóstoles, Jesús reconoció con amor que “el espíritu […] está pronto, pero la carne es débil”. w13 15/11 1:8, 9

Lectura bíblica para la Conmemoración:  Mateo 27:1, 2, 27-37  (14 de nisán duranteel día)

MATEO 27:1-2. . .
27 Cuando hubo amanecido, todos los sacerdotes principales y los ancianos del pueblo tuvieron consulta contra Jesús para darle muerte.+ Y, después de atarlo, se lo llevaron y lo entregaron a Pilato, el gobernador.

27 Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús dentro del palacio del gobernador y reunieron a él todo el cuerpo de soldados.+ 28 Y desvistiéndolo, le pusieron un manto escarlata,+ 29 y entretejieron una corona de espinas y se la pusieron sobre la cabeza, y una caña en la mano derecha. Y, arrodillándose delante de él, se burlaron+ de él, diciendo: “¡Buenos días, rey de los judíos!”.+ 30 Y le escupieron,+ y tomaron la caña y empezaron a pegarle en la cabeza. 31 Por último, cuando se hubieron burlado+ de él, le quitaron el manto y le pusieron sus prendas de vestir exteriores, y se lo llevaron para fijarlo en el madero.+

32 Cuando iban saliendo, encontraron a un natural de Cirene, de nombre Simón.+ A este lo obligaron a rendir servicio para que le levantara el madero de tormento. 33 Y cuando llegaron a un lugar llamado Gólgota,*+ es decir, Lugar del Cráneo,* 34 le dieron a beber vino mezclado con hiel;+ pero, después de gustarlo, él rehusó beber.+ 35 Cuando lo hubieron fijado en el madero,+ repartieron sus prendas de vestir exteriores+ echando suertes,+ 36 y, sentados, lo vigilaban allí. 37 También, por encima de su cabeza fijaron el cargo contra él, escrito: “Este es Jesús el rey de los judíos”.

Anuncios