El Dios verdadero sintió pesar en cuanto a la calamidad de que había hablado que les causaría; y no la causó (Jon. 3:10).

La manera como Dios está dispuesto a moldearnos indica que es razonable y flexible (Is. 64:8). A veces, después de emitir un juicio justo, cambia de parecer según la reacción de los implicados. Al ver el arrepentimiento de los ninivitas cambió de parecer, como muestran las palabras del texto de hoy. El término hebreo que se traduce “sintió pesar” se relaciona con un cambio de actitud o intención. El Dios verdadero sintió pesar en el caso de los ninivitas, es decir, cambió de intención respecto a ellos. Nos consuela muchísimo saber que Jehová, nuestro Alfarero, es razonable, flexible y misericordioso, y que está dispuesto a cambiar lo que tiene pensado hacer si un pecador demuestra que está arrepentido. w13 15/6 4:12, 13

Anuncios