Levántense, bendigan a Jehová su Dios desde tiempo indefinido hasta tiempo indefinido (Neh. 9:5).

Con esta entusiasta invitación, los levitas convocaron al pueblo de Israel para dirigirle a Jehová una oración, una de las más largas que aparecen en la Biblia. La reunión tuvo lugar en Jerusalén el día 24 de tisri (el séptimo mes judío) del año 455 antes de nuestra era. Los judíos habían terminado de reconstruir las murallas de Jerusalén el mes anterior (Neh. 6:15). Habían completado el trabajo en solo cincuenta y dos días, y ahora querían concentrarse en asuntos espirituales. De modo que el primer día de tisri fueron a la plaza pública para escuchar a Esdras y a otros levitas leer y explicar la Ley de Dios. Familias enteras, incluso los niños con edad suficiente para entender lo que se decía, estuvieron allí de pie, prestando atención “desde el amanecer hasta el mediodía” (Neh. 8:2, 3). ¡Qué buen ejemplo para nosotros que nos reunimos en cómodos Salones del Reino! w13 15/10 3:1, 2

Anuncios