Sigan poniéndose a prueba para ver si están en la fe (2 Cor. 13:5).

La edad avanzada o la enfermedad impiden a algunos hermanos dedicar muchas horas a predicar las buenas nuevas. ¿Deberían sentir por eso que no vale la pena informar el tiempo que han pasado predicando? Incluso si no nos vemos tan limitados, quizá concluyamos que, con todas las horas que el pueblo de Dios dedica cada año a adorarlo, nuestra aportación es mínima. Pero el relato de la viuda pobre nos enseña que Jehová valora cada esfuerzo que hacemos por servirle, especialmente cuando pasamos por dificultades (Luc. 21:1-4). Piense en su actividad espiritual de este último año. ¿Hubo alguna hora en que tuvo que hacer un gran esfuerzo para quedarse predicando? No lo dude: esa hora es muy valiosa para Jehová. Cuando, al igual que la viuda, usted hace todo lo que está a su alcance en el servicio a Jehová, puede decir que está “en la fe”. w1415/3 2:5, 11

Anuncios