Guarda estas cosas sin prejuicio, y no hagas nada según una inclinación parcial (1 Tim. 5:21).

Como pueblo dedicado a Dios, tenemos que ser leales a él antes que a nadie. Para permanecer santos delante de Jehová, es imprescindible que cumplamos sus justas normas. Por eso, jamás debemos poner los lazos familiares por encima de los principios bíblicos. Y los ancianos cristianos siempre deben guiarse por el criterio de Jehová, no por sus propias opiniones o sentimientos. Tienen que asegurarse de no hacer nada que los lleve a perder la aprobación de Dios (1 Tim. 2:8). Nunca olvidemos que “las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” (1 Cor. 15:33). Algunos de nuestros parientes podrían no ser una buena influencia en nuestra vida. Las buenas amistades nos animan a realizar actividades cristianas útiles, como leer la Biblia, asistir a las reuniones y predicar las buenas nuevas. ¿Y verdad que a los familiares que nos animan a hacer la voluntad de Dios les tenemos especial aprecio y cariño? w13 15/8 1:7, 8