Considero que todas las cosas son pérdida a causa del sobresaliente valor del conocimiento de Cristo Jesús mi Señor (Filip. 3:8).

El apóstol Pablo fue educado por Gamaliel, maestro de la Ley judía. Su formación podría asemejarse a los estudios universitarios de hoy. ¿Cómo la consideraba en comparación con la oportunidad de ser esclavo de Dios y de Cristo? Él mismo responde: “Por motivo de [Cristo] he sufrido la pérdida de todas las cosas y las considero como un montón de basura”. Tener este criterio ayudará a los jóvenes cristianos y a sus devotos padres a tomar decisiones sabias en cuanto a los estudios. La educación divina es la mejor que existe, pues nos ayuda a servir a Jehová como esclavos y nos da a conocer su voluntad. También nos ofrece la esperanza de ser liberados “de la esclavitud a la corrupción” y alcanzar “la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Rom. 8:21). Pero sobre todo nos enseña la mejor manera de demostrar que amamos a nuestro Amo celestial, Jehová (Éx. 21:5). w13 15/10 2:14, 18