La justicia de tus recordatorios es hasta tiempo indefinido (Sal. 119:144).

¿Alguna vez ha pensado al prepararse para el Estudio de La Atalaya: “Esto ya lo hemos estudiado antes”? Si lleva algún tiempo asistiendo a las reuniones de los testigos de Jehová, habrá notado que algunos temas se tocan vez tras vez. Por ejemplo, hablamos con cierta regularidad sobre el Reino de Dios, el rescate, la predicación o cualidades como la fe y el amor. Repasar esta información nos ayuda a estar firmes en la fe y a ser “hacedores de la palabra, y no solamente oidores” (Sant. 1:22). El término hebreo que se vierte “recordatorio” se refiere a menudo a las leyes, mandatos y normas que Dios le da a su pueblo. A diferencia de las leyes humanas, que constantemente tienen que ser corregidas o actualizadas, las leyes y normas de Jehová siempre son confiables. Aunque algunas de ellas estaban destinadas a una situación o tiempo en particular, lo cierto es que nunca han dejado de ser útiles y provechosas. w13 15/9 1:1, 2

Anuncios