Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria, porque creaste todas las cosas (Rev. 4:11).

Muchas personas solo creen en lo que ven. ¿De qué manera podemos ayudarlas a creer en Jehová si, como bien dice la Biblia, “ningún hombre lo ha visto jamás”? (Juan 1:18.) ¿Cómo podemos nosotros mismos mantener fuerte nuestra fe en el “Dios invisible”? (Col. 1:15.) El primer paso es identificar las enseñanzas que distorsionan la verdad acerca de Jehová. El segundo es usar con destreza la Biblia para derribar los argumentos que dificultan que la gente tenga conocimiento de Dios (2 Cor. 10:4, 5). Una idea equivocada que impide a las personas reconocer la verdad sobre Dios es la de la evolución. Esta teoría no solo contradice la Biblia, sino que le roba la esperanza a la gente. Al asegurar que la vida surgió de manera espontánea, por sí sola, da a entender que nuestra existencia no tiene verdadero propósito. w13 15/10 1:1, 2