En aquel tiempo los justos resplandecerán tan brillantemente como el sol en el reino de su Padre (Mat. 13:43).

La expresión “en aquel tiempo” obviamente se refiere al suceso que Jesús mencionó justo antes, a saber, que se arrojaría la mala hierba en el horno de fuego (Mat. 13:42). Esto sucederá en la parte final de la gran tribulación. Por lo tanto, también será en ese tiempo futuro cuando los ungidos “resplandecerán […] brillantemente”. Jesús también especificó que los justos “resplandecerán […] en el reino”. ¿Qué quiere decir esto? Que todos los ungidos fieles que aún queden en la Tierra después de que haya pasado la primera fase de la gran tribulación ya habrán recibido su sello final. Entonces, como indicó Jesús en su profecía sobre la gran tribulación, serán reunidos en el cielo (Mat. 24:31). Allíes donde resplandecerán “en el reino de su Padre” y donde, poco después de la batalla de Armagedón, formarán parte de la gozosa novia de Jesús en “las bodas del Cordero” (Rev. 19:6-9). w13 15/7 2:16, 17

Anuncios