Dios se interesa por ustedes (1 Ped. 5:7).

A pesar de que en tiempos de Isaías los israelitas se habían alejado de él, Jehová todavía deseaba ayudarles (Is. 1:16-19). Sin importar los problemas que afrontemos, nos consuela saber que Jehová también se interesa por nosotros y desea socorrernos. De hecho, nos ha prometido que nos dará las fuerzas que necesitemos para seguir aguantando (1 Cor. 10:13). Si al igual que el fiel Job sufrimos alguna injusticia, debemos recordar que Jehová no tiene la culpa. Él odia la injusticia y ama la rectitud (Sal. 33:5). Tengamos la misma actitud que Elihú, el amigo de Job, quien exclamó: “¡Lejos sea del Dios verdadero el obrar inicuamente, y del Todopoderoso el obrar injustamente!” (Job 34:10). En vez de ser el causante de nuestros problemas, Jehová es la fuente de “toda dádiva buena y todo don perfecto” (Sant. 1:13, 17). w13 15/8 2:16, 17

Anuncios