Que se aseguren de las cosas más importantes (Filip. 1:10).

No vamos a las reuniones solo por los beneficios que recibimos (Heb. 10:24, 25). La principal razón para asistir es adorar a Jehová (Sal. 95:6). ¡Alabar a nuestro maravilloso Dios es un inmenso honor! (Col. 3:16.) Él se merece que lo alabemos regularmente, y lo hacemos cuando asistimos a las reuniones y participamos en ellas (Rev. 4:11). No es de extrañar que Jehová nos anime a no “abandonar el reunirnos, como algunos tienen por costumbre”. ¿Comprendemos que las reuniones cristianas nos ayudan a aguantar hasta que Jehová ponga fin a este mundo malvado? Si así es, estarán para nosotros entre “las cosas más importantes” y encontraremos la forma de asistir a ellas a pesar de llevar vidas tan ocupadas. Solo algo muy grave podría hacer que nos perdiéramos una oportunidad de adorar a Jehová junto con nuestros hermanos. w13 15/4 4:7, 8

Anuncios