En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre (Juan 13:35).

Como discípulos de Cristo y testigos de Jehová estamos obligados a amarnos unos a otros. Jesús señaló que el amor mutuo es la marca que identifica a los cristianos verdaderos. Pero también amamos a quienes no forman parte de la hermandad, a las personas que no comparten nuestra fe. Ese amor cristiano es algo que todos nosotros podemos y debemos demostrar. Ahora bien, también tenemos una labor que hacer. Como Jehová nos ha dado el conocimiento de la verdad, ahora espera que llevemos ese inestimable regalo a nuestro semejante (Mat. 28:19, 20). Enseñar la verdad es una labor que se hace por amor. Claro está, cada cristiano tiene circunstancias distintas. No todos pueden hacer lo mismo en el ministerio, y Jehová lo entiende. Lo importante es hacertodo lo que personalmente podemos. Así demostramos un amor desinteresado tanto a Dios como a la gente. w12 15/12 2:1113, 14

Anuncios