Nosotros […] andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios hasta tiempo indefinido, aun para siempre (Miq. 4:5).

Andar en el nombre de Dios implica por lo menos tres cosas. Primero, debemos proclamar ese nombre, pues reconocemos que solo aquel que “invoque el nombre de Jehová será salvo” (Rom. 10:13). Segundo, tenemos que reflejar las cualidades que demuestra Jehová, en especial el amor (1 Juan 4:8). Y tercero, hemos de someternos de buena gana a las justas normas de nuestro Padre celestial para no traerle ninguna deshonra a su santo nombre (1 Juan 5:3). ¿Está usted resuelto a andar “en el nombre de Jehová nuestro Dios hasta tiempo indefinido”? Nosotros hemos llegado a conocer a Jehová porque así lo quisimos. Estamos orgullosos de llevar su nombre y de formar parte del obediente “pueblo para su nombre”. Por lo tanto, miramos al futuro con confianza en la promesa que se encuentra en Salmo 9:10: “Los que conocen tu nombre confiarán en ti, porque ciertamente no dejarás a los que te buscan, oh Jehová”. w13 15/3 5:16-18

Anuncios