me has asido de la mano derecha. […] Me llevarás aun a la gloria (Sal.73:23, 24).

¿Cómo da gloria Jehová a sus siervos humildes? Él nos honra de muchas formas. Por ejemplo, nos bendice al permitirnos conocer cuál es su voluntad (1 Cor. 2:7). Si escuchamos su palabra y le obedecemos, nos honra con su amistad (Sant. 4:8). Además, Dios ha puesto al cuidado de sus siervos un valioso tesoro: el ministerio cristiano (2 Cor. 4:1, 7). Si nosotros somos fieles y honramos a Dios en ese ministerio, él nos honra con una buena reputación ante él y ante la congregación (1 Sam. 2:30; Prov. 11:16; 22:1). Y si esperamos en Jehová y andamos en su camino, él nos dará un maravilloso futuro, pues la Biblia promete: “[Dios] te ensalzará para tomar posesión de la tierra. Cuando los inicuos sean cortados, tú lo verás” (Sal. 37:34). Así que tenemos la firme esperanza de ser honrados con vida eterna (Sal. 37:29). w13 15/2 4:3-5

Anuncios