¿Cómo es que se vuelven de nuevo[?] (Gál. 4:9.)

Los cristianos de Galacia necesitaban comprobar la profundidad de su fe y valorar su libertad espiritual. Mediante su sacrificio, Jesús había abierto el camino para que quienes pusieran fe en él llegaran a conocer a Dios de la manera más extraordinaria posible: ¡podrían llegar a ser sus hijos! Para no perder esa bendita relación, los gálatas tenían que rechazar las enseñanzas de los judaizantes, quienes insistían en que se observara la Ley mosaica. Pero los gentiles que formaban parte de la congregación jamás habían estado bajo dicha Ley. Tanto judíos como gentiles necesitaban progresar espiritualmente, lo que implicaba reconocer que la obediencia a la Ley mosaica no era lo que los hacía justos a los ojos de Dios. El consejo del apóstol Pablo a los gálatas está en la Biblia con un propósito: impedir que los cristianos verdaderos de cualquier época le vuelvan la espalda a la verdad bíblica y regresen a las cosas que dejaron atrás. w13 15/3 3:3, 4