Tú, oh Jehová, eres bueno y estás listo para perdonar; y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante (Sal. 86:5).

Jehová nos puede ayudar mucho mediante la oración. David le oró con fe expresándole sus sentimientos más profundos, y esa bella oración se ha preservado en el libro de los Salmos (Sal. 32:1-5). David reconoció que intentar acallar su mala conciencia lo estaba consumiendo por dentro. Todo indica que por no confesar sus pecados perdió el gozo y sufrió tanto mental como físicamente. ¿Qué hizo para conseguir el perdón y sentirse aliviado? Confesar su error en oración. Jehová le respondió y le dio fuerzas para seguir adelante haciendo el bien. De la misma manera, si usted le abre su corazón a Jehová, puede tener la certeza de que él escuchará sus súplicas. Si le angustian sus errores del pasado, haga lo que esté en su mano por corregirlos. Pero después de eso, confíe en que Jehová ha cumplido su promesa de perdonarlo. w13 15/1 4:12

Anuncios