[Dios] los hará firmes, él los hará fuertes (1 Ped. 5:10).

Sea que conozcamos a Jehová desde hace unos pocos meses o desde hace décadas, todos queremos servirle para siempre. La paciencia nos ayudará a aguantar hasta obtener la salvación, sin importar cuánto tiempo le quede a este sistema. En la actualidad, Jehová nos está dando la oportunidad de demostrarle que confiamos de corazón en sus decisiones y que, si es necesario, estamos dispuestos a sufrir por su nombre (1 Ped. 4:13, 14). Además, nos está preparando para que cultivemos la paciencia que precisamos para salvarnos. Jesús ha recibido toda autoridad en el cielo y sobre la Tierra, así que lo único que puede separarnos de su lado somos nosotros mismos (Juan 10:28, 29). No hay por qué tenerle miedo al futuro ni a la muerte. Quienes aguanten con paciencia hasta el fin obtendrán la salvación. Por tanto, asegurémonos de que el mundo no nos engañe ni debilite nuestra confianza en Jehová. Fortalezcamos nuestra fe y aprovechemos sabiamente la paciencia de Dios (Mat. 24:13; 2 Ped. 3:17, 18). w12 15/9 3:17, 18