Ya no enseñarán cada uno a su compañero y cada uno a su hermano,
diciendo:“¡Conozcan a Jehová!”, porque todos ellos me conocerán,
desde el menor de ellos aun hasta el mayor de ellos (Jer. 31:34).

Sin duda, usted debe mantener el deseo de conocer a Jehová y ser parte de su pueblo. Para que usted reciba tales beneficios, él tiene que perdonarle sus pecados sobre la base del rescate de Cristo. El mismo hecho de que Dios pueda perdonarlo debe impulsarlo a perdonar a los demás, incluso a aquellos a quienes quizás guarde algún rencor. Librarse de cualquier mal sentimiento de ese tipo le hará bien a su corazón. No solo demostrará que desea servir a Jehová, sino también que lo conoce cada vez más. Será como las personas de las que Jehová dijo mediante Jeremías: “Ustedes realmente me buscarán y me hallarán, porque me buscarán con todo su corazón. Y yo mismo ciertamente me dejaré hallar por ustedes” (Jer. 29:13, 14). w1315/3 2:18, 19