Cuando llegue aquel, el espíritu de la verdad, él los guiará
a toda la verdad (Juan16:13).

Jesús estuvo dispuesto a transmitir mucho de lo que sabía del Padre, a revelarlo sin reservas (Mat. 11:27). Además, como dijo uno de sus discípulos: “El Hijo de Dios […] nos ha dado capacidad intelectual para que adquiramos el conocimiento del verdadero”, es decir, de Jehová (1 Juan 5:20). ¿Qué significa eso? Que les abrió la mente para que pudieran comprender lo que les decía sobre el Padre. No ocultó a Jehová en una nube de misterio enseñándoles que era parte de una incomprensible Trinidad. ¿Reveló Jesús todo lo que sabía de su Padre? Lo cierto es que no, pues hubo muchas cosas sobre las que guardó silencio (Juan 16:12). ¿Por qué? Él mismo aclaró la razón cuando les dijo a sus discípulos: “No las pueden soportar ahora”. Cristo les reveló a sus discípulos ciertos hechos referentes al Padre hasta que fueron maduros y capaces de comprenderlos. Bondadosamente, tuvo en cuenta sus limitaciones. w12 15/4 1:14, 15