Mantengan excelente su conducta entre las naciones (1 Ped. 2:12).

A veces se critica a los extranjeros y hasta se les ve como si fueran delincuentes, o “malhechores”, simplemente porque son diferentes en su aspecto físico, sus costumbres o su forma de hablar y de vestirse. Pero su manera de comportarse a menudo desmiente estos prejuicios. De forma parecida, los cristianos verdaderos tal vez sean distintos de sus vecinos en determinados aspectos. Por ejemplo, sus conversaciones y su forma de vestir y arreglarse, así como sus gustos en materia de entretenimiento, los distinguen de la mayoría de la gente. Por esa razón, algunas personas mal informadas lanzan críticas contra los testigos de Jehová. Sin embargo, también hay quienes alaban su estilo de vida. Nuestras buenas obras pueden contrarrestar las críticas que no tienen fundamento. w12 15/12 3:11-13