Dejen de acumular para  tesoros sobre la tierra (Mat. 6:19).

Algunos guías religiosos enseñan que está mal perseguir el éxito y que no hay que luchar por alcanzarlo. Pero note que Jesús no condenó eso. Más bien, exhortó a sus discípulos a redirigir sus esfuerzos para acumular “tesoros en el cielo”, los cuales no desaparecen (Mat. 6:20). Nuestro principal deseo debe ser tener éxito a los ojos de Jehová. En efecto, las palabras de Jesús nos recuerdan que podemos elegir cuáles son nuestras metas. Y lo cierto es que iremos tras lo que tengamos en el corazón, lo que realmente consideremos valioso. Si en nuestro corazón está el deseo de agradar a Jehová Dios, podemos estar seguros de que él se encargará de cubrir nuestras necesidades. Con respecto a nuestras necesidades materiales, Jesús nos da la siguiente garantía: “Sigan […] buscando primero el reino y la justicia de Dios, y todas estas otras cosas les serán añadidas” (Mat. 6:31-33). w12 15/12 1:1315, 16

Anuncios